Ruta Toro

Ruta Toro

Situada al este de la provincia de Zamora, a solo 32 kilómetros. Dista 220 de Madrid, 62 kilómetros de Valladolid. Su situación geográfica y el rico y extenso patrimonio artístico e histórico, hacen de Toro un lugar privilegiado. Es grande por su historia, cultura, tradiciones y reconocidas fiestas.

Ciudad medieval del Reino de Castilla y León albergo a las Cortes en diversas ocasiones. Fue construida por Don García hijo de Alfonso III con el objetivo de servir de defensa al valle del Duero. Desde su Alcázar se lanzaron esporádicas incursiones bélicas hacia la ocupación musulmana, hasta la caída del Califato. Durante la Edad Media fue una de las ciudades más prósperas del Reino de León por su producción vitivinícola. Se atribuye a Alfonso IX, rey de León, la siguiente frase: "Tengo un Toro que me da vino y un León que me lo bebe”.

Entre sus construcciones podemos encontrar una buena diversidad edificios que hacen de Toro una ciudad muy señorial.

  • Palacio de las Bolas. Frente al mercado de abastos y el Convento de las Mercedarias Data del siglo XVII, edificado en ladrillo y piedra, con dos plantas de altura, destacando la rejería de forja de sus balcones. Conserva sobre su puerta los escudos de los marqueses de Gros y sus descendientes (quienes lo mandaron construir) así como unos relieves de piedra en forma de bola, lo que da el nombre al palacio.
  • Torre del Reloj. Se levantó en el siglo XVIII sobre la puerta del mercado, acceso principal del primer recinto amurallado de Toro. Fue diseñada por el arquitecto Valentín Antonio de Mazarrasa y Torres, y se edificó en sillería caliza, con base cuadrada y cuatro cuerpos de altura, en estilo barroco. Su nombre se debe a que cobija el reloj de la villa.
  • Colegiata “Santa Mª la Mayor”. De origen románico (siglo XII) y evolución gótica, inspirada en la catedral de Zamora, se enmarca dentro del llamado Grupo de “Cimborrios del Duero” al que pertenecen también la Catedral de Zamora, la Catedral Vieja de Salamanca y la Catedral de Plasencia. Está declarada Monumento Nacional. Sin duda, la joya de la colegiata es su portada occidental o “Portada de la Majestad” de estilo gótico y a cual se accede desde el interior del templo ya que el conjunto está protegido de la intemperie con objeto de preservar la policromía de las tallas. La riqueza de la policromía origina hay que ponerla en el débito del maestro pintor Domingo Pérez, fue descubierta durante unos trabajos de restauración.
  • Iglesia de Santa Catalina. Se encuentra en la calle del mismo nombre, junto a la Puerta de Santa Catalina y el Teatro Latorre. Está muy deteriorada, casi en ruinas pues se incendió en 1.955, y ahora está siendo reconstruida con fondos de la Diputación a instancias de la Junta Pro Semana Santa de Toro. Está construida en ladrillo y piedra, con espadaña.
  • El Hospital de la Cruz. Anexionado al Palacio de Valparaíso se encuentra este antiguo hospital, construido en el siglo XVI, que a lo largo de su existencia ha tenido diversos usos: Funciones asistenciales a pobres y desfavorecidos cuando se fundó, cárcel durante la Guerra Civil, y Colegio Público educación infantil y primaria en la actualidad. Durante los años 70 fue propiedad de la Casa de Alba, que lo cedió al Ministerio de Educación y Ciencia.
  • Palacio de Valparaíso. Este palacio se encuentra anexado al lado izquierdo del antiguo Hospital de la Cruz. Es del siglo XVIII y tiene una fachada lineal, construida enteramente en piedra. Tiene dos alturas, sobre la portada luce el blasón de la familia Vivero, ascendientes de los marqueses de Valparaíso.
  • Convento de San José. De principios del XVII, en el habitan unas 18 monjas de clausura de la orden de las carmelitas descalzas. Puede visitarse la iglesia, en horario de culto. La iglesia es de una sola nave, con dos capillas laterales, en el altar Mayor hay un retablo barroco de talla dorada, con la imagen de San José. Encontramos también una imagen de Santa Teresa, de Gregorio Fernández.
  • Palacio de los Marqueses de Castrillo. Ha sido reconvertido en la Casa Municipal de Cultura "González Allende", albergando una biblioteca y salas de exposiciones. Fue construido en ladrillo, aunque su portada es de piedra, sobre la que se encuentran tres blasones y un balcón de estilo gótico. La fachada donde se encuentra la puerta está retranqueada, y a los lados se levantan otros dos cuerpos, a modo de torreones
  • Iglesia de San Julián de los Caballeros Invierno. Es una de las parroquias más antiguas de la ciudad aunque el templo actual fue construido en el siglo XVI, diseñado Rodrigo Gil de Hontañón con planta rectangular, tres naves y cabecera hexagonal, la construcción se encargó a los maestros canteros Juan de la Maza y Juan de Hoznayo. En el siglo XVIII la fachada fue reformada, sustituyéndose la portada por otra del siglo XV, procedente del Real Monasterio de San Ildefonso.
  • Palacio de los Condes de Requena. Es un palacio gótico, construido en piedra en el siglo XV como residencia de los Condes de Requena, aunque a lo largo de su historia ha sido empleado como cuartel de milicias y colegio de los Escolapios. Sus estancias se distribuyen en torno a un claustro central de piedra labrada, en la que abundan las escenas de caza y tauromaquia. En su portada hay dos blasones y tiene una capilla anexionada. Actualmente es la sede de la Denominación de Origen del Vino de Toro y de la oficina municipal de Obras y Urbanismo.
  • Real Monasterio de Santa Clara. Lleva el título de "Real Monasterio" y fue fundado por la primogénita de Alfonso X, Doña Berenguela, cuyos restos descansan en el interior del convento. En el interior, encontramos el claustro central del XVIII, y la sillería del coro de la iglesia. Sus pinturas murales han sido trasladadas en soporte lienzo a la Iglesia de San Sebastián de los Caballeros.
  • Palacio de Bustamante. Fue construido por Pedro I, rey de Castilla en el siglo XIV, aunque reformado en el XVI. Tiene dos alturas, la fachada es toda de ladrillo salvo la portada de piedra, sobre la que lucen los escudos de armas de los Bustamante, al igual que en la esquina del edificio.
  • El Alcázar de Toro. Este castillo es el principal símbolo de la importancia estratégica y militar de Toro en la época medieval. Fue construido en el siglo X, formando parte del primer recinto amurallado de la villa, sufriendo reconstrucciones en varias ocasiones en los siglos XII, XV y XIX. Sus muros exteriores están realizados en canto rodado, hormigón y cal, con siete cubos de forma circular en su perímetro. En el XIX se derribó la torre del Homenaje y se cegó la puerta principal pasando a ser una cárcel. En él tuvieron lugar importantes hechos históricos y fue la residencia de varios reyes de la época, Fernando III, Pedro I, Juana la Beltraneja... Tras la muerte de Isabel la Católica, sus colecciones y obras de arte fueron subastadas por decisión de su esposo.
  • Palacio de las Leyes. De este antiguo palacio lamentablemente sólo se conserva la portada, ya que fue destruido tras un incendio en 1.923. La portada es gótica, enmarcada en un alfiz decorado con motivos vegetales y con los escudos de Castilla y León y de Sosa y Ulloa. Se construyó en el siglo XV, y fue sede de las Cortes de Toro en 1.505, donde, tras la muerte de Isabel la Católica, se promulgaron las famosas Leyes de Toro, que fueron la base para nuestro actual Código Civil.
  • Iglesia de la Santísima Trinidad. Fue construida en ladrillo y piedra en el siglo XVI por Diego de Ulloa sobre los restos de otra románica del siglo XII. Exteriormente lo único destacable es la torre campanario de dos cuerpos. En el interior, tiene dos naves y coro alto, y los techos están cubiertos por un artesonado de madera. Posee varios retablos y esculturas, destacando el de la capilla Mayor. En el coro alto hay un órgano de tubo realizado en madera policromada.
  • Iglesia de Santa María de Arabás. Esta iglesia se encuentra entre el segundo y el tercer recinto amurallado que tenía la ciudad, en el barrio de la judería. Es un templo románico-mudéjar, cuyos orígenes se remontan al siglo XI, aunque de esa época sólo se conservan algunos restos del muro norte y un arco apuntado (hoy tapiado).
  • Ermita Nuestra Señora del Canto. Esta ermita se encuentra algo alejada del casco histórico, junto al Monasterio del Santi Spiritus. La iglesia tiene planta de cruz latina, con crucero cubierto por cúpula semiesférica, y espadaña a los pies. En el interior encontramos una reja cerrada que nos separa del Altar Mayor y de las capillas laterales. El retablo Mayor es del siglo XVIII, barroco, cuya imagen central es la Virgen del Canto, una talla del siglo XIII realizada en piedra policromada que representa a la Virgen con el Niño en brazos. Es la patrona de la ciudad, cuya fiesta se celebra el 8 de Septiembre.
  • Casa de la Nunciatura. Está considerado como uno de los edificios civiles más representativos del conjunto histórico de Toro. Ha sido rehabilitado, aunque manteniendo su fachada, y es propiedad particular no puede visitarse por dentro. Lo más destacado de su fachada son los balcones y la rejería de forja, así como el escudo pontificio de Alonso Manso, primer obispo de Puerto Rico encargado de llevar la primera biblioteca al Nuevo Mundo.
  • Toro de Piedra o Berraco Celtibérico. Esta escultura es el símbolo de la ciudad, de donde se cree que proviene su nombre y su escudo. Es una figura esculpida en piedra representativa de un toro y data de la segunda edad de hierro. Este tipo de esculturas se colocaban como hitos en los caminos importantes y se creía que atraían la lluvia propiciando la fertilidad de los campos, convirtiéndose en símbolo de fuerza y fertilidad.
  • San Lorenzo el Real. El edificio está compuesto de una única nave que se levanta sobre un basamento de piedra. Fue construida entre los siglos XII y XIII, en estilo mudéjar y en su interior aparte de los restos de pinturas en el ábside, debemos destacar un retablo del siglo XV obra de Fernando Gallegos.
  • Real Monasterio de Sancti Spíritus. Fundado en 1307 por la infanta de Portugal, doña Teresa Gil. Encierra elementos arquitectónicos artísticos importantes. Su templo, de una sola nave, tiene un suntuoso artesadonado de armadura mudéjar. Posee un claustro con columnas dóricas sobre pretiles y un museo con fondos del propio monasterio. Destacan además los pavimentos azulejados, los zócalos y el retablo mayor, de estilo churrigueresco. En la actualidad funciona en el edificio una hospedería mixta.
  • Iglesia de Santo Tomas Canturiense. Tiene sus orígenes en el siglo XII siendo reconstruida a finales del siglo XVIII. En su interior destaca el retablo del altar mayor, perteneciente a la escuela de Berruguete y uno de los retablos laterales, llamado popularmente el retablo de la Virgen de la Leche
  • Teatro Latorre. Forma junto con la plaza de toros un conjunto muy especial en la arquitectura popular española. Es de estilo isabelino y fue dedicado al famoso actor toresano Carlos Latorre, a quien Zorrilla atribuyó buen parte del éxito de la obra don Juan Tenorio. Su patio es ultrasemicircular y triple galería. La decoración del escenario es muy sobria, toda de madera. Restaurado hace unas décadas, acoge múltiples representaciones teatrales y espectáculos musicales durante todo el año.
  • Plaza de Toros. Se inauguró el 18 de agosto de 1828. Sus muros son de tapial entre machones de ladrillo y de adobes en lo alto y las gradas de madera. Ha sido restaurada intentando mantener su composición original conseguida con gran éxito. Es una de las plazas más antiguas de España.
  • Ayuntamiento. La construcción del edificio actual se llevó a cabo en 1778, ya que el antiguo consistorio fué pasto arrasado por el fuego el 1 de enero de 1761. El proyecto fue redactado por el arquitecto de la corte Ventura Rodriguez. El estilo del edificio es más barroco-clasicista que neoclásico. En su interior destaca la escalera que se bifurca en dos tramos volados a partir del rellano medial. El salón principal armoniza con la fachada. En dicho salón se encuentra un crucifijo muy valioso de marfil con cruz de carey y remates calados de plata, de estilo barroco. Y hace muy poco se recuperó la bodega que existe en los sótanos del edificio.

Toro y sus bodegas. Por encontrarse en la zona de Denominación de Origen del vino, son muchas las bodegas que se dedican a la comercialización del vino y que pueden ser visitadas.